El deber ciudadano de cumplir las normas, cuando atravesamos la peor pandemia en cien años, no puede partir de la imposición, sino de la consciencia y la responsabilidad.

A los monterianos y cordobeses también nos toca vivir este difícil momento. Según cifras del pasado viernes en la tarde, había en el mundo 12.292.678 contagiados por covid-19, o sea, más de la población de Bélgica, por ejemplo; 555.493 muertos, más de todos los habitantes de Montería, y 6.760.613 recuperados, afortunadamente.

Hoy (viernes 10 de julio) los contagiados en Córdoba son 1.569 (entre estos, 159 fallecidos y 354 recuperados). De esa cifra, 731 positivos corresponden a Montería, al igual que 38 muertos. Debemos asumir esta realidad como lo que es: una situación de vida o muerte. Incumplir las normas de las autoridades no solo no soluciona el problema de fondo, sino que nos pone en peligro a todos.

Tenemos una ciudad transformada y en vía de desarrollo que no solo alcanzará el éxito a través de las buenas prácticas administrativas, sino con los ciudadanos responsables que tiene y merece. El filósofo Séneca afirmó: «El gobierno más difícil es el de uno mismo», es cierto, pero entendiendo la magnitud de la pandemia, y amando y protegiendo el valor más preciado, la vida, es como saldremos adelante.

El encierro nos afecta, y no poder compartir con los demás, nos desmotiva, pero si de verdad queremos a esas personas que tanto extrañamos, tenemos que ser coherentes y cumplir con el aislamiento físico, usar el tapabocas correctamente, respetar el toque de queda y la ley seca.

Padecimos violencia, inundaciones, abandono, de todo eso hemos salido y de otros males estamos saliendo. No nos hundamos nosotros mismos cuando la gravedad del covid-19 ya intenta hacerlo y con fuerza. Aprendamos de este hecho histórico y no caigamos en la creencia errónea de que esto solo le da a los demás, o peor, que no existe. Esta enfermedad mata y todos estamos expuestos, la vida nos cambió.

Tenemos razones de peso para salir a la calle, sí, pero ninguna autoridad de atentar contra la vida de los demás. Sé que Montería lo entiende porque es una ciudad responsable. ¡Es la hora de demostrarlo!

Carlos Eduardo Correa

Exalcalde de Montería

Columna publicada en El Meridiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.